¿Desnudos en cualquier parte?

Si ya estás familiarizado con el nudismo, lo has descubierto y desarrollado, y forma parte de tu rutina, tal vez te preguntes por qué el nudismo no es algo habitual para la sociedad, teniendo en cuenta todas las experiencias positivas que proporciona a los que lo practican. Es decir, ¿qué problema habría en estar desnudos en todas partes?.

Al margen de las obvias respuestas a esta pregunta, como que nadie en su sano juicio saldría desnudo a la calle en invierno (¡hace frío!) de la misma manera que nadie saldría descalzo, uno podría plantearse por qué en España no se practica una actitud nudista abierta, teniendo en cuenta que este país es uno de los mejores del mundo en cuanto a clima y actitud. No vamos a debatir sobre moralidad o la postura de la religión sobre el nudismo, porque no parten de una base racional (aunque no sea la religión en sí misma la que lo condena).

En ciudades como Barcelona, hubo un tiempo en el que el nudismo no sólo estaba completamente despenalizado, sino que era una práctica relativamente habitual (no era nada raro encontrarse con alguien desnudo por la calle, y prácticamente nadie se escandalizaba), hasta que las cosas cambiaron. Una de las razones por las que creo que ha ocurrido esto es que la gente no sólo empezó a ir desnuda por todas partes, sino que hacían del nudismo algo arrojadizo, algo con lo que decir a los demás "miradme, estoy desnudo y os fastidiáis". Se pasó de una actitud natural a una defensa casi totalitaria del derecho de uno mismo a vestir como quisiera, y al final las autoridades decidieron cerrar el grifo (al margen de la intención de convertir Barcelona en una ciudad seria además de cosmopolita, como intentan vender últimamente). Es la clásica situación de "das la mano, y te cogen el brazo".


Como ya he comentado en otros posts, cuando uno utiliza el nudismo como un instrumento en lugar de como un fin, pierde completamente la autoridad moral para defenderlo, y consigue que sea visto como algo censurable. Si uno deja el nudismo a las situaciones en las que resultaría absurdo no practicarlo (playas, balnearios, piscinas, o incluso parques), tal vez la visión de los que regulan cambiaría y volverían a situarse a favor de esta actitud tan abierta y positiva que caracteriza al nudismo: la aceptación del propio cuerpo y de los demás como algo natural, que no hace sino ayudar a desarrollarnos como individuos.

Creo que cualquier nudista estará de acuerdo en que hay momentos en los que uno no se desnudaría jamás, y no por pudor o por miedo, sino porque no hay forma racional de defender el nudismo en tales situaciones. Y si esta actitud se vuelve mayoritaria, esa utopía de un nudismo ocupando un lugar común en la vida diaria de las personas no tardaría mucho en surgir.

2 comentarios:

  1. Una vez estaba en el campo y me quite la ropa, fue una sensación estupenda, volveré a repetirlo

    ResponderEliminar
  2. Anónimo29/6/15 8:30

    yo iría a una playa nudista con algunas ex compañeras del secundario,una por una,para estar completamente desnudos y libres

    ResponderEliminar

¡Deja tu opinión sobre lo que acabas de leer! No lo uses para SPAM, si quieres dar publicidad a tu blog avisa y se te colocará en la barra de enlaces de la derecha. Por favor, nada de comentarios obscenos, este blog no es para esto...